Saltar al contenido

¡Las embarazadas también pueden ejercitarse!

2 diciembre, 2018

Muchas personas suelen creer que una mujer embarazada debe quedarse en casa reposando hasta el nacimiento del bebé. No es del todo cierto. A menos que la futura madre tenga una complicación de salud, no hay ninguna restricción de rigor para que la fémina entrene. Eso sí, bajo estricta supervisión de los especialistas y con el control de su médico tratante. En cierta medida, todo dependerá de la intensidad de las rutinas.

¿Cuáles son los beneficios de ejercitarse embarazada? Comenzando con que los comunes dolores de espalda se reducirán y más bien se reforzarán los músculos hasta tonificarlos. Cuando la mujer está en la dulce espera, generalmente tiende a sufrir de estreñimiento. Pues con los ejercicios ideales, esto no ocurrirá porque los intestinos se mantendrán en constante movimiento.

Asimismo, practicar actividad física durante la gestación evita el desgaste de las articulaciones que se aflojan a consecuencia de los cambios hormonales. Las articulaciones se lubrican y hay menos daños. Cuando haces ejercicios, también se combate el estrés, la ansiedad y los problemas para dormir.

Busca asesoría con entrenadores especializados en tratamiento a embarazadas. También es ideal apuntarse en clases de yoga, estiramientos y otros ejercicios que ayudarán a la mujer al momento del parto, bien sea cesárea o parto natural.

Entre los ejercicios más comunes están las flexiones de pared. Solo hay que apoyarse con las manos a una pared y comenzar los estiramientos. La espalda debe estar recta y se deben hacer al menos unas 15 repeticiones. Las sentadillas también son recomendadas para las embarazadas.

Lo cierto es que no es verdad que una mujer en estado de gestación deba lanzarse a una cama a esperar. Lo mejor que puede hacer es caminar, pasear y acompañar con un régimen alimenticio sano, donde abunden las frutas, hortalizas y las proteínas. Todo estará bien.