El embarazo cambia totalmente nuestro cuerpo y hace que tengamos que buscar alternativas en la ropa también, ya que la que usamos normalmente dejará de valernos. La elección de ropa de premamá comenzará en el segundo trimestre que es cuando empezarán a ser apreciables los cambios en nuestro cuerpo.

Camisas y camisetas de premamá, lencería premama, pantalones para embarazadas….¿Realmente merecen la pena? La respuesta es sí y son necesarios para que puedas vestirte cómodamente sin riesgo de la ropa de premamá apriete al feto.

¿Qué tipo de ropa de premamá he de comprar?

Tendrás que comprar únicamente lo que vayas a necesitar. Se trata de un periodo corto de tiempo, más bien una temporada de invierno o una de verano. Al ser sólo una temporada es mejor que compres poca ropa ya que normalmente esta ropa no podrás darle mucho uso una vez finalizado el embarazo.

Debes comprar lenceria premama ya que tus pechos crecerán y los sujetadores habituales apretarán y serán incómodos. Las braguitas puedes seguir usando las mismas si no te aprietan mucho la cintura. Las que se te vayan quedando viejas en este periodo guárdalas para llevar al hospital en el momento del parto y los días posteriores en casa pues es normal que tengas pérdidas de sangre y así tirarás ropa vieja y no nueva.

Deberás comprar tanta ropa como necesites, desde camisas, camisetas y pantalones a jerseys y abrigos dependiendo de la temporada en que lo necesites.

Podrás guardar tu ropa ancha habitual. Las camisetas más anchas te valdrán gran parte del embarazo, sobre todo en verano. Los pantalones vaqueros deberán guardarse en el armario y tendrás que comprar alguno. Sin embargo los leggins podrás seguir utilizándolos con cuidado de poner la goma debajo del feto o, si estás ya en un estado avanzado, en medio de la tripa siempre que vayas cómoda.

La ropa de premamá es más cara que la habitual, pero por suerte cada vez son más las tiendas que venden este tipo de ropa. Al aumentar la oferta y la demanda mantenerse los precios irán bajando poco a poco.