El paso de las “casitas de niños” o “guarderías” a los colegios es un paso muy grande para nuestros hijos. Pasan de estar en clases pequeñas con pocos compañeros en las que la o las profesores dedican gran parte de su tiempo a cada niño y las restricciones de lo que quieren o tienen que hacer en cada momento son muy pequeñas a estar en clases con otros 25 o 30 compañeros más con unas reglas bien marcadas y que deben cumplir para que las profesoras no les regañen. En casa podemos ayudar en la preparación de los hijos para el colegio. Para hacer que no sea tan duro y traumático esta paso a una etapa larga de su vida.

Llega septiembre y nuestro pequeño de 3 años o incluso 2 y algo (para los que cumplen años en el último trimestre del año) al que hemos tenido que acostumbrar a hacer sus necesidades en el orinal o en los reductores del retrete le toca comenzar esta nueva etapa de su vida…el colegio.

Debemos hacerle saber que es un gran paso de su vida, intentar minimizar los cambios en casa y animarle con freses como “Vas a hacer muchos amigos nuevos” o “Vas a tener muchísimo tiempo para jugar“… Una buena preparación de los hijos para el colegio debe comenzar en casa. Podemos hacerle partícipe de la compra de todo el material escolar como mochilas escolares, lápices de colores, cuadernos, los libros del cole que le enseñarán a leer en un primer momento…..Todo es válido para ir acostumbrándolo poco a poco.

El cole debe ser algo conocido por el niño. Podemos hablarle de todo lo que se nos ocurra, sus nuevos profesoras, sus amigos, las mesas dónde se va a tener que sentar, las actividades que realizan e incluso, si es posible, enseñarle antes del comienzo de curso escolar su nueva clase y que conozca a los nuevos profesores para que se familiarice con ellos.