La congelación de óvulos es una práctica que se está haciendo común en los países desarrollados y de hecho empresas como Facebook y Apple han ofrecido a sus empleadas la financiación de este proceso para mantener su talento para futuras generaciones, algo que ha generado controversia entre diferentes instituciones.

¿Para qué debo congelar los óvulos?

La edad fértil de la mujer empieza descender exponencialmente cumplidos los 30 años. Según las costumbres de los países desarrollados, acabando los estudios a los 23-25 años, mucha gente no se plantea tener hijos tan pronto ya que se busca una estabilidad para dar este paso que parece no llegar nunca. Algunas de esas parejas, cuando de verdad se deciden a intentarlo han llegado a los 35, edad en la que se hace mucho más complicado concebir para la mujer. La congelación de óvulos a una edad fértil hace que esos óvulos sean mucho más fácil de fecundar que los extraídos por encima de los 35, aunque ya sabemos que todo es posible. La congelación de óvulos es una práctica que cada vez más parejas tienen en cuenta para casi asegurarse poder tener hijos en el futuro.

Otra de las causas por las que una mujer decide optar por la congelación de óvulos es porque va a ser sometida posteriormente a tratamientos de radioterapia o quimioterapia, que tienen unos efectos devastadores en los óvulos de las mujeres y abre las puertas a la posibilidad de ser madres una vez curada del tratamiento.

La tercera de las causas de la que vamos a hablar tiene algo que ver con la primera, pero se realiza al someterse a tratamientos de fertilidad, dónde se extraen varios óvulos y no todos son fecundados. Los restantes, en caso de estar en buen estado, se pueden congelar para volver a intentarlo más adelante sin necesidad de ser sometida otra vez al tratamiento de estimulación hormonal tan agresivo para poder extraer más óvulos.

Sobre el tratamiento de congelación de óvulos

Ha de hacerse en una clínica especializada y hacerse a una edad adecuada (se recomienda por debajo de los 30, pero puede hacerse hasta los 40). Antes de comenzar el tratamiento han de realizarse una serie de pruebas entre las que se encuentra una analítica de sangre.

Una vez superadas las pruebas médicas y cerca del siguiente ciclo menstrual, se somete a la paciente con inyecciones hormonales diarias para proceder a la extracción de la que se obtienen entre 8 y 10 óvulos. Esos óvulos se congelan (o vitirifican) en nitrógeno líquido a -196ºC para su correcta conservación.