Alimentos del niño/a después de los 06 meses

Alberto Vela 30 de diciembre de 2017
0 personas les gusta este post

En las edades de los seis a los doce meses, el niño se encuentra en pleno crecimiento y desarrollo. Al final del año el niño llega a triplicar su peso de nacimiento lo cual es debido a la ganancia acelerada en su peso y sus necesidades nutricionales están aumentadas. El niño empieza a ser más independiente en sus movimientos, comienza a sentarse, a gatear y muchos dan sus primeros pasos al alcanzar los doce meses.

Nuevas necesidades nutricionales

Todas estas nuevas experiencias de independencia, así como la salida de los dientes, ameritan una ingesta mayor de alimentos en los niños, a fin de asegurar sus necesidades nutricionales. Cualquier comida o bebida que se dé antes de la alimentación complementaria, necesaria desde el punto de vista nutricional, puede interferir con la iniciación y mantenimiento de la lactancia materna y no debe ser promovida para usarse antes de este periodo. La leche especial formulada o leche de seguimiento no es necesaria.

Después de los seis meses, la introducción de otros alimentos debe comenzar para complementar la lactancia materna, tanto para asegurar sus necesidades en calorías y nutrientes como para prepararlo en el conocimiento de otras características de alimentos de variados sabores, olores y colores.

Acostumbrando al niño a comer con el grupo familiar

Los alimentos deben ser introducidos en forma gradual, teniendo en cuenta que a esa edad la capacidad del estómago continua siendo reducida y su organismo tiene elevadas las necesidades nutricionales. El niño comienza a estar en capacidad de ingerir alimentos semisólidos, tipo papillas, purés entre otros.  los cuales, exigen ciertos esfuerzos para su deglución. Se le pueden ofrecer los alimentos con una cucharilla pequeña y ajustada al tamaño de la boca del niño y ya hacia los doce meses se puede ir espesando la consistencia de los alimentos hasta llegar a sólidos. Los alimentos deben ser suministrados con paciencia, lentitud y en pequeñas cantidades durante varios días seguidos y observando cualquier reacción en el niño, como la presencia de erupciones, enrojecimientos entre otros.

CategoríaNiños
  • 0
  • 254

Leave your comment